El mito de las capacitaciones e-learning

 Por Valeria Aravena
Directora Ejecutiva
Psicóloga & Coach

El nuevo escenario y la crisis sanitaria han planteado un cambio abrupto para las sociedades tanto desarrolladas como aún en vías de desarrollo, así como también para los sectores sanitarios, sociopolíticos, económicos, públicos y privados.

Frente a la necesidad de resguardar la salud y prevención de contagios de Covid-19, ocurrió un aceleramiento de la transformación digital. Así, sorpresivamente e imprevistamente, múltiples empresas e instituciones se vieron en la exigencia forzosa de mantener sus actividades por medio del trabajo a distancia y/o teletrabajo. En esta nueva manera de hacer, se presentan una serie de desafíos tanto para líderes como colaboradores, quedando además en evidencia las posibles brechas pre-existentes asociadas a las habilidades y competencias de las personas en determinados puestos de trabajo. De este modo, surge una necesidad aún más fuerte de desarrollo y de contar con un repertorio más amplio de herramientas, aplicadas a diferentes ámbitos del quehacer, para cumplir con las demandas del entorno y en su nueva modalidad. En definitiva, un tiempo de reordenamiento, reorganización, reajuste y por qué no, una oportunidad de aprendizaje para todos y todas.

elearning2

En este último punto quisiera detenerme, pues a pesar de que desde la década del 2000 el mundo de las capacitaciones comenzó a extenderse, ampliando sus fronteras y transformándose al e-learning -creciendo en esta modalidad en un 900% desde ese entonces- todavía es frecuente encontrarse en nuestro país con cuestionamientos respecto a la efectividad de la metodología e-learning tanto sincrónica –en la que el(la) facilitador(a) y los(as) participantes se conectan simultáneamente en una videoconferencia- como asincrónica– como en la modalidad en la que cada persona ingresa a una plataforma y autogestiona su proceso de aprendizaje individual, navegando entre recursos de contenido escrito, cápsulas de videos, foros, ejercicios o guías prácticas, entre otros.

En una investigación realizada por el Brandon Hall Group se ha visto el poder del e-learning. Los resultados mostraron que esta modalidad permite ahorrar de un 40% a un 60% el tiempo destinado a capacitación, aumentando las tasas de retención del conocimiento y aprendizaje de los participantes hasta en un 60%.

Además, durante los talleres sincrónicos se abre un espacio para el intercambio de opiniones e ideas con el potencial de generar reflexiones compartidas sobre lo que se hace y cómo se hace lo que se hace en el interior de una organización, donde pueden surgir espontáneamente diálogos enriquecedores, e incluso generar la confianza necesaria para llevar a la práctica flujos de trabajo más fluidos y colaborativos, lo que quizás se podría hasta traducir en una estrategia de doble impacto en tiempos de crisis. Es más, organizaciones que utilizan el e-learning como una alternativa de formación para sus colaboradores logran aumentar la satisfacción de sus equipos de trabajo en hasta un 18%

elearning1

El mundo de las capacitaciones e-learning lleva más tiempo vigente que la pandemia, pues ya una década antes se lograban evaluar sus resultados como satisfactorios. En medio de la crisis actual las capacitaciones e-learning sólo se han reforzado y posicionado aún más. Hoy no cabe duda que el aprendizaje por medio de e-learning es una ventaja competitiva para toda organización, por tanto quienes opten por esta modalidad para continuar formando y capacitando a sus colaboradores sin duda estarán un paso adelante. Así, el cuestionamiento en lugar de ¿qué tan efectiva puede ser una capacitación e-learning? debiera ser ¿cómo podemos sumarnos a esta nueva tendencia de capacitación?

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Inscríbete en el formulario de contacto

Patricio Lynch 147, Temuco

contacto@surtalent.cl

45-2217242
+56930175831

Reclutamiento y Selección
+56956152666